DE MÉXICO PARA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ

¡¡¡ HOLA MUNDO !!!

lunes, 13 de abril de 2009

HOY DÍA DE.... CRÓNICA VIAJERA


Bien dicen que las mejores vacaciones son cuando regresas con bien a casa… y que razón…

Ayer termino el período de descanso por semana santa… fueron días de fiesta, comida, asoleadas, excesos, diversión, paz, reunión familiar y muertos, si varios a nivel nacional…. Aún no se da la cifra general, pero lo que si ya se sabe es que el llamado “saldo blanco” se tiño de rojo.

Por mi parte como tanto lo anuncié, me fui a Los Cabos…. El sol, la arena, el mar…. Que paz, que felicidad, que alegría, que relax, ¡¡¡ que de comer, que de tomar (refrescos), que quemaduras!!!

Quede negrita artificial, como bobito de la comida, con los pies adoloridos por tanto baile… y es que ¡¡¡ cuanta fiesta ¡!!... ¡¡¡ cuanto baile ¡!!... ¡¡¡ cuantos hombres y mujeres guapos!!!... que cosas….

Los Cabos merece en realidad un premio, playas limpias, organizadas, con buena vigilancia; la arena muy rica pero me pico los pies y como duele, pero no importa porque cuando uno se tiraba en ella como ballena varada al ras del sol, se amoldaba perfecto al cuerpo dando al mismo tiempo un masaje de lujo mejor que en cualquier spa ¡¡¡ y gratis!!!

Los días “semana santeros” transcurrieron así:

Día uno… de los preparativos al arribo
Una maleta, Short, blusas, pantalones, zapatos, bronceador, bloqueador solar, cámara fotográfica, de video, ipod, sudoku (pa´relajar la espera), pilas para el equipo y pilas de energía, huaraches, calzones, bikini (muy importante) shampoo, cepillo de dientes, pal cabello, identificaciones, dinero (no mucho porque no había), pases de abordar y listo.

Partiendo a las 12:30 (hora del pacífico) del aeropuerto internacional de Culiacán, el Viva Aerobús, más tardo en despegar que en aterrizar en Los Cabos… un vuelo tranquilo pero con un aterrizaje que me dejó paniqueada… y es que el piloto le dio con todo a las llantitas de adelante y sonoro grito broto de mi garganta haciendo voltear a los pasajeros que más que asustados, al unísono lanzaron tremenda carcajada mirando a la mujer que parecía más que primeriza en un avión.

Mis pies tocaron tierra en punto de la una de la tarde… el sol se alzaba esplendoroso invitándonos a la fiesta… decía ¡¡¡ ven a mí, ven a mí!!! Y haciendo caso absoluto me dejé llevar en sus abrasadores rayos.

Acto seguido los Leyva- Castañeda nos recogieron, nos llevaron a donde el carro que se rento para evitar los camiones y taxis que a la hora de la hora salen más caros.

Luego llegamos al departamento de los Leyva-Castañeda (con un balcón de lujo), dejamos el equipaje nos fuimos al súper para proveernos de lo necesario y que por comida no quedara… lo chatarra no podía faltar, los huevos, chorizo, tortillas, atún (que nunca preparamos), salchichas, jamón, leche, jugo, y los vinitos de Alba.

Por la noche una suculenta carne con todo y sus quesadillas, así como cebollita asada, salsa tatemada y refrescos, de los dulces y no tan dulces, de los que refrescan y de los que súper refrescan, de los que no marean y de los que te dejan tirado en el suelo y que te hacen pedir perdón por tus pecados al día siguiente…. Salud!!!

De ahí nos fuimos a una playa, de la cual no recuerdo el nombre… ((La mente bloqueada por el cansancio), era el Tule (aquí me anda diciendo Mey) que bonita vista nocturna... la luna a todo lo que da reflejada en el mar... Uuuhh de ensueño.

Y como la noche era joven y la música contagiaba no pudimos ignorar el canto de las sirenas que nos llevó directo al antro… el squid rod lucía lleno (me comentaron que le faltaba llenarse más, pero yo lo vi atascado): guapos por aquí, guapos por allá, borrachos aquí, borrachas allá, que pásame una botella, que mejor dos, que si ya me pisaron, que si aquel baila muy bien, que si la chava sin calzones, que si la ligaron, que si los bateo, que si el animador, que si todo!!!, que padre ambiente… terminé con la boca rota porque en los empujones cuando yo me empinaba mi bebida refrescante, ¡¡ tracas, el golpe llegaba y zumba que me la parten… la boca)

Esa fue la bienvenida, una noche espectacular… llena de alegría, mucha diversión

Día dos… de la playa al frío…
El día dos inició con harta enjundia… la playa de Santa María (creo que así se llamaba, recuerden que mi memoria se bloqueo debido a la desvelada, solo a la desvelada) nos esperaba con sus olas abiertas… que maravilla de la naturaleza…. Agua casi cristalina ofreciendo al fondo un azul que llenaba la vista y que solo podía ponernos en un relax impresionante y ahí me vi…. Con el cuerpo tostado por el sol, tirada en la arena como cachorro ballena (ballena completa no, porque estoy chiquita)… escuchando el arrullo de las olas, el aire cálido que movía mi cabello y con mi mente pidiendo más de aquello.

Las 11 almas que integrábamos el grupo de viaje estábamos extasiados (no crudos como muchos podrán pensar) y ya sea sentados, acostados o dentro del mar, compartíamos la dicha de los cientos de personas que disfrutábamos de tan agradable vista.

A las horas (ya quemaditos por el sol) decidimos irnos al mero centro de la ciudad, ahí donde esta la marina, los grandes hoteles, los bares y todo eso, y llegamos al Tanga tanga, un lugar en donde venden unas alitas de pollo fritas en diferentes presentaciones ¡¡¡ de lujo!!! El restaurante del Brat, ah brat que será de el… es un canadiense que se fue a Los cabos a probar suerte y ya tiene sus negocitos…. El solo quería una novia, una buena mujer, amorosa, linda y delgada (no le gustan gordas)… quería incorporarse a la familia pero el batazo de Mey fue contundente, a pos este gringo!!

Pues luego de unas ricas alas salimos corriendo porque el frío era insoportable…. Regresamos al departamento en donde la noche seguía y la hielera estaba llena.

Día 3… las compras, el barco, el antro…
De compras no hablaré mucho porque como les dije, el dinero era escaso, así que yo nada mas milando como el chinito… solo compre mi plato decorativo (pa´ la colección), 3 monitos como de papel mache de a 10 pesos, una bata de playa y párale de contar.

Nos subimos al barquito… el sexo en la playa no falto (((las bebidas no sean mal pensados, tampoco faltaron las coronas y no las que se ponen en la cabeza))) y no se si sería el movimiento del barco pero como que el mareo llego a mi…. Aún así, resistí estoicamente hasta que mis ojos se posaron en el famoso arco de Los Cabos… ah que bonito regalo de la naturaleza… de verdad que belleza.

Saliendo de ahí regresamos al tanga tanga, en donde conocimos a Brat, ( ah brat que será de ti tan lánguido y medio menso… y ni descuento hizo el desgraciado), nos chutamos más alitas, esta vez muchas, pero muchas… y de ahí al antro… “Mandala” un lugar bien, medio nice, gente linda, y nosotros: enguarachados, apestosos, asoleados, cero perfume, jaja pero bien divertidos.

Luego de unas cuantas cervecitas, va pa´ tras a eso de las 3 a.m.… yo a dormir, el resto a seguir la fiesta.

Día 4… el regreso
Suena el despertador a las 7 a.m. y para arriba (la verdad siempre era yo quien se levantaba temprano –como las gallinas-, me bañaba, hacia café y el desayunito, pa´ los que alcanzara) y a prepararse para el regreso…

Las caras lucían cansadas, otras tristes porque la fiesta termino, otras de añoranza por un próximo regreso y otras solo lucían a sabiendas de que todo lo bueno tiene que acabar algún día… la realidad ante todo…

Nos fuimos al aeropuerto, llegamos tarde (pa´ variar), la chava nos regaño pero que va nosotros solo la escuchamos porque energía para enojarse simplemente no había… documentamos, pasamos revisión, a la sala de espera y allá al fondo, mis ojitos miraron un avioncito con hélice… ¡¡ pa´ su mecha haber si no se cae!!! pensé... entramos, era como de 25 plazas… me toco asiento individual, me amarre con lo que pude y va pa´rriba… a canijo que raro se siente, fue mi primera vez en un avión tan pequeño…. Fue ahí cuando recordé que Dios murió por nosotros en la cruz y que estaba ahí para perdonar nuestros pecados… como se que soy pecadora empedernida, lo único que hice fue agradecer el tiempo que me dio en la tierra, agradecerle a mi familia, a mis amigos, lo que hice y no… me persigne, mire hacia abajo e inevitablemente cerré los ojos… puse mi ipod a todo volumen y me evadí pensando en todo y en nada… ya cuando agarre confianza en el piloto saque cámara fotográfica, la de video y tómala…. Cuando la primera turbulencia me agarre de nuevo de lo que pude y cuando el aterrizaje se acercaba nuevamente me encomendé a diosito, si, al que ni siquiera fui a visitar a su casa en esos días de guardar…. Ah canijo piloto que bien bajó, este amigo se merece un premio… el aeropacífico superó mis expectativas… recomendable.

Llegamos al aeropuerto de Los Mochis, de ahí un amigo paso por nosotros, nos llevo a la central y nos subimos al camión a esperar las 3 horas y media que duraría el recorrido…. Obviamente nos quedamos dormidos y llegamos a Culiacán sanos y salvos.

En cuanto llegué a casa bajé fotografías, mismas que no pondré en este espacio porque no me gusta, pero el que quiera ver que avise, las vendo baratas (recuerden que me quede sin dinero).

Dormí placidamente y esta mañana en punto de las 5 a.m. sonó el despertador y muy a mi pesar me levante para venir a trabajar…. Llegue temprano (5 min. antes) y desde entonces estoy escribiendo esta crónica que ya me cansó los dedos.

Así fue…
Quiero extender un agradecimiento muy especial para AnaMey, Chango y Miguelin, quienes se lucieron en la recepción y acogida en el departamento de terraza fenomenal y refrigerador lleno….¡¡¡ tener amigos en Los Cabos, no tiene precio y si son buena onda menos!!!... gracias muchachos, disculpen el cochinero y prepárense para el contraataque en cuando la economía lo disponga.

Así mismo mi respeto y admiración para el grupo de guerrilleros que no claudicaron en la batalla: Marito, Juanjo, Yogui, Trazo, Deibi, Anahí y Alba… y un reconocimiento a mí por no hacer desfiguros (a menos que durante la hora de los refrescos olvidara mi cordura en otra parte)

Y pues si, las mejores vacaciones son las que terminan en casa, sanos y salvos… hoy por hoy puedo considerar este periodo de semana santa como el mejor…. Estamos vivos, estamos bien y si alguno trae heridas que de gracias, la cosa pudo estar peor.

Ahora solo pido descanso para el descanso, porque a canijo a estas horas se sienten ¡¡¡ y bien ¡!! Los días de diversión.



2 comentarios:

Zully Ellyane dijo...

jajajja me da mucho gusto Alma Rosa que hayas disfrutado tanto tu viaje con todo y tubulkencias y aterrizajes forzosos pero piensa.. en donde te dan todo eso por ta poco? ;) jejejeje Que bien que estas en casa .. sana y salva... tranquila.. feliz.. relajada.. a dios gracias aunque no lo hayas visitado.. yo creo que el te quiere mas que nada .. ver feliz! =)

Blogger Pechocho dijo...

JAJAJAJAJAJAJA...
Post largo pero muy rifado y entretenido.

No tendrás en video el momento justo del grito aéreo??? Ha de ser fenomenal! Hasta te imagino agazapada en el asiento.

Qué bien que te la hayas pasado sensacional!!