DE MÉXICO PARA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ

¡¡¡ HOLA MUNDO !!!

domingo, 5 de marzo de 2017

El día que se me paró...

Ayer se me paró tres veces y fue inevitable recordar a mi madre.

Toda mujer que se jacte de ser independiente debería pensarlo muy bien antes de decirlo, si en su haber mental no existe mínimamente el tomo uno de mecánica básica.

Así es grandiosas criaturas del planeta…. Ayer mi carrito se paró tres veces, se apagó, así a voluntad, como si no lo gobernara el pedal del acelerador y el freno; como si la que llevara el volante no fuera su ama y señora; como si la gasolina, el agua y el aceite no fueran suficientes para que se mantenga firme, alerta, dispuesto.

Jamás en mi vida, y créanme que jamás, me había sentido tan estúpidamente sola y desvalida como esa mañana del 5 de marzo a eso de las 10:40 de la mañana.

En ese preciso momento iba planeando el resto del día luego de que por ser sábado, la burocracia descansó y constaté que no era real que laboraban en fin de semana como se había dispuesto (será hasta el 17 de marzo, por lo menos así decía el papelito en Vialidad y Transportes).

También lamentaba que no solo la burocracia se tomó el asueto, también la aseguradora del carro su semana inglesa también aplicó y me quedé sin la posibilidad de ir a sellar un papel que necesito para otro trámite, que ahora y debido a las horas de oficina, deberé quizá esperar hasta el 17 para hacerlo.


Aun así el ánimo no decaída, por lo menos ahora sabía más de lo que sabía antes…
Y ahí iba, lista para primeramente ir por unos recipientes para un estudio médico (el de rutina, el anual), cuando justamente en el peor lugar para que un auto se apague, el mío se sublevó y se no dios más marcha cuando esperábamos a que el semáforo cambiara.

Más rápido que inmediatamente encendí las intermitentes, pero era imposible controlar aquel tráfico, no me veían los de más atrás y el tan temeroso pitido de las decenas de claxons traseros se hicieron presentes.

Ahí me vi de pronto sudando, desesperadamente bajando y subiendo el pedal del acelerador mientras la marcha se quedaba en ese chuchuchuchucu que no terminaba.
Sola, sola, como para morirse como hormiga aplastada por muchos, atendida por nadie, apenas vista (bueno esto no tanto ya que los carros pasaban).

Mi mano comenzó entones a revolotear por arriba del techo del carro, ¡pase pase pase! les decía a los desesperados automovilistas que estaban detrás de mí; a Dios gracias ninguno vociferó o me recordó a mi santa madre, quien hasta en ese momento no se me despegaba de la cabeza… santa madre, ahora entiendo aquella cara de angustia cuando se te apagaba el carrito verde; como nunca entendí tu desespero, tu soledad en medio de tanta gente que no hacía nada por ayudarte.

Y ahí estuve poco más de 8 minutos “eternos” con una mano moviendo la llave, el cambio, el volante y con la izquierda, pidiendo a los automovilistas que pasaran.
Cuando vi esa parte crítica, no pude hacer más que bajar, comenzar a mover el tráfico y levantar el cofre, cuando en eso, cobijados por un halo de luz brillante, un bondadoso señor y quien parecía su hijo, se acercaron…

“Entre le ayudaremos a moverlo”…

Sin duda entré agradeciendo una y mil veces su intención.

“Dios existe, me los ha enviado”, y créanme que él sabe cuántas veces voltee tratando de que alguien viera mi cara y se acomidiera, pero ellos llegaron y me salvarían.

Cuando el honorable y amable señor, mi salvador, en ese momento me pidió que pusiera el carro en neutral, los cambios no daban, debía poner el switch, moví la palanca, y el carro como en un reto diciendo “a mi nadie me mueve, yo me muevo solito”, ¡¡¡encendió!!!, se paree tanto a mí.

“Señor es usted mágico”, le dije sin reparar que quizá pensó que yo era una tonta que no sabía de carros, pero créanme, todo fue mágico.

El amable y bondadoso hombre sonrió, le agradecí y me dijo “vaya y que se lo chequen, aproveche”, luego de ello enfiló el pasó y yo aceleré…

Por momentos perdí el rumbo, solo pensaba “en dónde hay un bendito mecánico aquí”, ya luego en una llamada me indicaron que más tarde irían a checarlo, que no me desesperara, y bueno, me pregunté en ese momento, “¿Almita, porqué no llegas de una vez por lo que ocupas para los análisis y así vas checando como sigue el carrito?”, y lo hice.

El carro anduvo como seda, fui hice lo que tenía que hacer, y me enfilé a mi casa… pero oh, 5 minutos después el carro de nuevo se apagó y en esta ocasión andando….
“Dios mío, de qué me estás salvando”, dije, y es que uno nunca sabe, quizá me estaba previniendo a través de mi carrito de un accidente más adelante, qué sé yo, pero preferí pensar así a considerarlo una prueba de esas desgarradoras que nos dejan a medio vivir, con la cartera vacía y un ¿porqué? posterior.

Ya en esta ocasión con más experiencia en el trauma y con una calle menos congestionada, repetí las operaciones anteriores, metí y saqué el acelerador, conservé la calma insistí y en dos minutos el carro de nuevo anduvo.

Me sostuve en la idea que debía llegar a casa, conservé el ánimo, la fe, y seguí… 5 minutos después de nuevo se pagó, andando sí, y dije “Almita, de algo te estás salvando” (obviamente menos del gasto que esto representará) pero de algo me salvaba.

Pude estacionarme con el último soplo de energía de mi carrito que a fuerza del tiempo, la edad, como a mí, ya comienza a cobrarle facturas.

Repetí las operaciones anteriores, respiré profundo y ¡zas! anduvo..

Como un herido de guerra que llega a su pueblo tras la bestial batalla, mi carrito y yo llegamos sanos, salvos, pero maltrechos a casa…. La meta se logró.

Vinieron, lo checaron, quizá fue la humedad, quizá algún cable, el carro fue probado y anduvo con suma normalidad, sin embargo mi confianza no, así que me enclaustre en casa sin ánimo de salir, hasta esta mañana que debí llevar las muestras al laboratorio y para lo cual, antes de salir me persigné en varias ocasiones, rogando al universo y a Dios, que el fallo no se presentara de nuevo.

6:30 de la mañana y ahí vamos, y ahí fuimos, y ahí regresamos sin fallas, sin colapsos; desafiando 6 semáforos, 16 altos, y a mi ritmo cardiaco que a más de cien pulsaciones por segundo me repetía “Alma, tu puedes, tu llegarás, tu llegaste”, tu en este momento escribes, tú mañana llevarás el carro a escaneo, porque vivir con la zozobra de que algo pasará no se concibe sin saber por lo menos a que te enfrentas.

Más tarde habrá otra prueba…. Y definitivamente pensaré que si algo sucede, de algo me estoy salvando, no solo en el carro, también en la vida.

martes, 15 de noviembre de 2016

Hoy hablaré de Dios



Hoy hablaré de Dios

Ya anteriormente comenté aquí, aquí, que los mitotes son muy feos, pudren el alma y la envenenan dijera El Chavo, pero este fue  pa' la venganza, al caso es lo mismo porque algo quiere lograr esa gente en pago a algo, que no se qué es pero en algo. Pero bueno esa es harina de otro costal, porque hoy lo mío, lo mío será hablar de Dios.

Y les voy a decir por qué.

So pena de que DiosPadreTodoPoderoso me envíe un rayo aquí mismo, o los honorables jefes del Opus Dei me manden excomulgar por intento de herejía, (lo sé exagero, qué van a andar los de la grey católica leyendo cuando tienen la Biblia), ahorita que venía de la casa materna y pude contemplar la inmensidad del cielo y lo pequeños que somos ante toda esa infinidad, me llegó el recuerdo de una frase repetida en dos ocasiones en momentos y situaciones total y absolutamente diferentes, dichas por dos personas opuestas en su totalidad, “es un jalón de orejas de Dios”.

No sé en qué momento de mi concepción el chip de que Dios es bueno ¡y NO jala orejas! se me incrustó como clavo de esos rudos que traspasan más que los rieles de las vías del ferrocarril.

De pequeña (de edad obviamente), a producto de pertenecer a una familia multireligión y creencias, supe que Dios castiga, que manda desastres, que puede causar hambruna, enfermedad, ¡muerte!, para aquellos que no se alinean a sus mandamientos, cometiendo los más sensibles y peores pecados.

Se me dijo que “hay que temer a la venida del Señor” y yo la verdad en aquellos tiempos a lo que temía era que a mi María le llegaran los señores cobradores, quienes francamente eran una amenaza y me causaban una seria perturbación, al grado, que recuerdo perfectamente que en una ocasión me metí debajo de la cama y dejé de respirar mientras el tac tac tac se escuchaba en la puerta de metal.

Se me dijo que el día del juicio final Dios con tan solo verme, me diría si me mandaba a los infiernos o me pasaba a su lado derecho para seguirlo a la tierra prometida, y tanto me lo dijeron que una vez soñé que (convenientemente) de una larga fila de entes caminando como zombies en un valle verde Dios me elegía y de inmediato yo estaba a su lado (derecho claro) observando como unos se iban a la diestra o a su siniestra (y que siniestra).

Aun así con todos esos antecedentes, déjenme decirles hermosas criaturas del planeta, que no he concebido nunca el miedo a Dios, ni siquiera “los jalones de oreja”. No concibo como un ser quien por un lado es tan fabulosa, tan maravillosamente bueno, pueda ser tan, tan, tan malo, aunque me digan que es por necesidad, para que uno "aprenda", (aunque sus motivos tendría, somos como la chingada los humanos pues hacemos cosas que no están bien, ay no estas criaturas).

No almas divinas de la vida y del amor, Dios no pierde el tiempo jalando orejas, ni mandando hambrunas, ni desatando adversidades por aquí o por allá, considero a un Dios muy, muy, muy inteligente, por algo nos hizo a su imagen y semejanza (y recuerdo de pronto cuando mi abuela me dijo “cuando el hijo se compare con el padre, el mundo se destruirá”… así que agárrense), y más bien estoy segura que lo que sí nos da es contundencia, pero también, la gran y bendita posibilidad de elegir y determinar cómo queremos tomar las cosas.

Es fácil, si te enfermas la realidad es que algo le pasa a tu cuerpo físico, pero tu mente sigue intacta, limpia y pura para que tu hagas lo que quieras con ella, que se convierta en tu aliada para combatir la enfermedad, o que de plano sea la que tire del gatillo para llevarte de una vez y rapidito a los tres metros de distancia de tus pies al suelo.

Un bebé es limpio de cualquier cargo que se le impute, el ya tiene ganado el cielo, entonces lo que llamaré "prueba" de vida, es para quienes lo rodean, el solamente manifestará su dolor o su felicidad, sonriendo y llorando, y saben qué, ahí está Dios ¿eso es jalón de orejas?, más bien creo que es el reflejo exacto de que Dios está para indicarnos que más allá de cualquier situación, si estamos aquí, es para aprender, porque bien sabemos que de las peores situaciones uno aprende más, y no solo en términos didácticos, sino de vida. 

Si hay devastación se trata, es claro que la naturaleza fijó su propia necesidad de manifestarse (y muchos me dirán que Dios controla la naturaleza y la manda para dar ejemplo de su fuerza, pero si es así, prefiero pensar que estornudó de más y se le fue de paso y sin querer queriendo acabó con miles de personas, como dije en un principio, Dios no es malo), y ante eso ¿qué hacer?, pues reconstruir y con determinación, levantar lo destruido.

Como dije anteriormente, de las peores situaciones se aprende, y desastres, hemos y seguimos aprendiendo, ya sea para evitar o bien, para enfrentar... solo el que se congela pierde. 

Creo fielmente que los pecados, sea cual sea el concepto de pecado, no se paga en el más allá sino en esa pelota de no más de dos kilos de peso que traemos arriba, ahí, precisamente donde los ojos están ubicados…. El cerebro.

Dios, el universo, cualquier deidad a la que le han conferido su fe y devoción, nos habla de diferentes formas,  incluso nos alerta de situaciones desfavorables, nos atiende cuando la pesadumbre nos invade.

Coincido totalmente en aquellas palabras de Jaime Sabines cuando dice “que Dios bendiga a Dios”, y quizá aunque lejos de ser la más pura de sus hijas, sé que soy merecedora de su amor, de su intención de cambiar lo que no está bien en mí, y de apoyarme en las decisiones que tomo, tan franca y sencillamente porque sabe y sé, que no se encaminan ni a desear el mal a nadie ni de manera “divina”, ni de manera física, ni de forma ficticia.

De lo que sí debe estar Dios muy molesto, es que en su nombre se deseen males, se ataque o se denigre…. Así no concibo la imagen y semejanza de la que hablan, más bien creo que esa gente pertenece al otro bando y anda por acá de encubierta no más pa chingar.

En fin, que la gracia de Dios caiga sobre todos ustedes, y que a mí no me abandone, porque si mi concepción del ser misericordioso es equivocada, en lugar de mirar al cielo cuando muera y piensen en mí, tendrán que hacerlo al suelo, allá, en el núcleo de fuego donde todo lo que llega se achicharra.


-->
Amén